Unidades deportivas de Morelia, deterioradas y con poca seguridad

28 de febrero de 2020

Priva la falta de mantenimiento en las unidades ubicadas al norte de la ciudad. El Ayuntamiento ha iniciado un programa de rehabilitación, pero el recurso que se destinará a la infraestructura depende de la Federación. Para asistentes a los espacios deportivos lo más grave es la inseguridad

Un sector de la sociedad moreliana con temor de activarse en unidades deportivas. Fotos: Wendy Rufino

A pesar de las recientes inversiones y rehabilitación de espacios deportivos ubicados al norte de Morelia, en las unidades deportivas Miguel Hidalgo, Santiaguito y Bicentenario aún prevalece el deterioro, graffiti, luminarias sin funcionar, basura y vandalismo, enjambres de moscos e inundaciones. Ante esta problemática, este año el Ayuntamiento estima invertir 50 millones de pesos con recursos federales aún pendientes de aprobar para infraestructura. En este contexto, ciudadanos expresaron que les preocupa la falta de seguridad que se advierte en las unidades, sobre todo en la tarde y en la noche.

Deterioro y vandalismo

A pesar de que la Unidad del Bicentenario aún no cumple una década de su construcción, el deterioro es evidente. Lo mismo puede decirse de la Unidad Miguel Hidalgo, ubicada sobre el Libramiento Norte, a 300 metros del Estadio Morelos. Los gobiernos municipales ignoraron dichos espacios en cuanto a la asignación de recursos al tratarse de unidades prácticamente nuevas, lo que ha propiciado el deterioro. En estos espacios los gobiernos de Fausto Vallejo Figueroa y Wilfrido Lázaro Medina los pintaron de rojo, Alfonso Martínez de morado y el actual, Raúl Morón, de color guinda.

En la Unidad Deportiva Miguel Hidalgo se cambiaron luminarias fundidas, pero aún hay varias apagadas, los sanitarios no tienen luz y las ventilas están rotas, las canchas de fútbol y frontón lucen rayadas de grafiti y la malla ciclónica aparece destrozada. En la parte trasera se observan bolsas de basura. Únicamente la mitad de las áreas verdes se ven en buen estado. El sitio recibe a diario 300 personas, abre a las seis de la mañana y cierra a las nueve de la noche.

En el espacio deportivo ubicado en Santiaguito hay agujeros en la malla ciclónica, grafiti, sanitarios deteriorados, vandalismo y es refugio de jóvenes adictos. Durante las noches algunas personas han sido descubiertas ingresando al espacio, lo mismo que ocurre en las unidades deportivas del Bicentenario y Miguel Hidalgo.

Falta de seguridad

Cesar Martínez, maestro de Educación Física, dice que el domo de la Unidad Deportiva Bicentenario tiene al menos 3 o 4 años dañado y nadie lo ha reparado. Señala que es peligroso que las mujeres vayan a realizar ejercicio después de las 6 de la tarde, porque al salir el estacionamiento está oscuro y solo, y se presta para asaltos o acoso. Afirma que no es recomendable que vayan mujeres a correr o realizar ejercicio por la tarde-noche, sobre todo si no llevan carro. Las instalaciones están “rescatables”, con deterioro normal, falta de mantenimiento, pero urge vigilancia. “A cualquiera nos pueden asaltar en el estacionamiento después de las 8 de la noche”, refiere.

Ezequiel Martínez, estudiante, dice que hace unos días mataron a una persona muy cerca de la unidad, es decir en el Parque Bicentenario, que lleva el mismo nombre que la unidad deportiva, lo cual genera mucha desconfianza entre los deportistas que acuden, por lo cual es recomendable no asistir al oscurecer. “Hay gente rara que entra que no son deportistas ni vienen a realizar deportes, parece que entran a echarse su porro”.

Para Ana Luisa Arreola lo malo de la unidad es que al anochecer  hay enjambres de moscos y zancudos y “no te dejan correr a gusto”, lo cual es normal porque a los lados hay maleza y agua encharcada de lluvia o drenajes. “Está bonita la unidad, pero es insegura, no da mucha confianza por los alrededores”. 

En la Unidad Miguel Hidalgo, según expresa Emma Calderón, ama de casa, el único problema es que “se meten hombres y se sientan a lado de la pista a observar correr a las personas, sobre todo a las mujeres, eso da desconfianza”. De igual manera, en la parte trasera del frontón y las canchas de futbol rápido algunas veces se observan jóvenes “fumando marihuana”. Hace falta vigilancia policiaca, “las patrullas solo pasan en chinga “por el Libramiento, pero nunca se detienen.

Programa de rehabilitación

El director del Instituto Municipal de Cultura Física y Deporte de Morelia, Francisco Javier Torres Zambrano, precisa que la primera falla que el actual gobierno de Morelia encontró en el caso de la Unidad Deportiva Miguel Hidalgo fue la bomba de agua para riego, la cual estaba deteriorada y con ello los árboles y plantas estaban secos, lo que actualmente ya se solucionó. La pintura es otro aspecto que estaba maltratado, y se ha ido mejorando.

Actualmente hay un programa de rehabilitación para las canchas de atletismo, futbol y frontones y básquetbol. En Indeco Morelos, también se están reparando diversas áreas. En la Unidad Bicentenario se rehabilitaron las canchas de futbol a finales del año pasado, ya funcionan todas, sólo falta la reparación en el área de patinaje y patinetas, lo cual se solucionará en breve. A la alberca se le metieron bombas de calor para mantener el agua tibia, lo mismo que la pista de carreras.

También falta reparar el domo que tiene un aforo para 5 mil personas y la parte trasera de la alberca, precisa el funcionario en entrevista con Tribuna Digital.

En el espacio deportivo Santiaguito, conocida con ese nombre, se están levantando las bardas para enfrentar  temas de seguridad, luego de que el lugar había sido ocupado por jóvenes para drogarse. Se busca rescatar esa área, junto con los vecinos y varios sectores. El Ayuntamiento repara ahora los baños y las bardas y la malla ciclónica, la cual estaba destruida y permitía el acceso al área deportiva en horarios no permitidos.

En esa zona de Santiaguito se ha invitado a los vecinos a llamar a la policía cuando se presenten asuntos de inseguridad en torno al espacio deportivo.

En la Unidad Deportiva Morelia 150, ubicada en la colonia Industrial, se han realizado sólo campañas de limpieza y se pretende reparar la malla ciclónica para evitar la introducción de personas a delinquir, dice el titular de la dependencia deportiva del gobierno de Morelia.

Para este año se estima invertir alrededor de 50 millones de pesos para los espacios deportivos e infraestructura de la capital, pero como gran parte proviene del gobierno federal, no se sabe que monto se vaya aprobar. “Esa es nuestra propuesta, falta que nos la aprueben”. Del presupuesto del municipio sólo se destinaría un promedio de un millón de pesos para mantenimiento de los espacios.

Los ingresos que obtienen las unidades deportivas por concepto de renta de canchas de futbol rápido, frontón, patinaje, básquet, y albercas ascienden a 900 mil pesos mensuales, los cuales se destinan en un 90 por ciento a nómina, y rehabilitación de insumos como gas, y químicos para albercas. Los espacios deportivos que más ingresos generan son las unidades  de Indeco Morelos y después  la Bicentenario, refiere.

El funcionario señala que el año pasado se aplicaron en  la Unidad Bicentenario 10 millones y medio de pesos, entre frontones, canchas de fútbol, rehabilitación de la pista;  asimismo, en 16 bombas de calor para enfriar el agua en las albercas de Indeco Morelos.

En materia de seguridad, sobre todo para los espacios deportivos al norte de la ciudad, se elabora un plan en coordinación con la comisionada de Seguridad en Morelia para integrar grupos de vigilancia entre vecinos, por la Policía de Morelia y dependencias municipales.

Agregó que no nada más es mandar la patrulla y subir la barda, sino tener programas de activación para los jóvenes, crear grupos de vecinos para que ellos también cuiden dichos espacios, precisa el funcionario municipal. “Ocurre que en ocasiones pintamos, reparamos y al siguiente día ya está graffiteado”.