La Pasión de Cristo con «sana distancia»

10 de abril de 2020

Pese a estar prohibidos los actos por la pandemia del coronavirus, alrededor de 60 personas realizaron el viacrucis y 90 lo observaron en la Tenencia Morelos; las tiendas del lugar ofertaban sus bebidas a los paseantes

“Aquí somos muy católicos y tercos”, justificó una mujer de Tenencia Morelos que acudió a presenciar, “desde lejos”, la representación del viacrucis del Viernes Santo en el citado lugar al sur de Morelia, donde actuaron niños en la representación y como espectadores. Pese a las advertencias de los tres niveles de gobierno de no realizar dichos eventos por la cuarentena sanitaria, la actividad religiosa se realizó con la supervisión de la Policía de Morelia, durante la mañana de este viernes 10 de abril, y culminó justamente a las 12:00 horas.

El evento inició en la plaza principal de la Tenencia Morelos, de donde partieron 65 personas caracterizadas para la representación de la Pasión de Cristo, entre ellos, media docena de niños de entre cinco y doce años.

Recorrieron las 12 estaciones a lo largo de dos kilómetros, pasando por las colonias Emiliano Zapata, Socialista y hasta llegar a la plaza de toros del lugar, donde se realizó la crucifixión. En el recorrido, los habitantes sólo podían salir a observar desde las puertas de su casa, pero no seguir al contingente, para así guardar, la “sana distancia”.

Al llegar a la plaza de toros, cerca de un pequeño cerro, frente a la colonia Socialista, ya estaban colocadas tres cruces y por lo menos 90 personas que desde las gradas observaban las malas actuaciones de los participantes, además de las fallas en la logística; la representación se detuvo debido a las dificultades que había para la crucifixión.

El Nazareno fue subido a la cruz con la ayuda de una escalera, entre escuetas risas de los “judíos” que le decían en voz baja, “no te vayas a caer güey”. Instantes después, ya con un altavoz, se escuchó, “perdónalos, señor no saben lo que hacen”.

A las 11:50 la Policía de Morelia se retiró del lugar, cuyos elementos señalaron que acudieron sólo para vigilar el evento y que los asistentes no se acercaron a los participantes del viacrucis. No se reportaron irregularidades.

Ana Mandujano, feligrés que estaba justo en la VI estación, expresó, “sea por dios, ahora no nos dejaron que fuéramos al viacrucis”. Varios depósitos de cerveza de la Tenencia Morelos estuvieron vendiendo bebidas al público, pese a que también estaba prohibida la apertura de dichos establecimientos por las autoridades, como medida preventiva para afrontar la pandemia del coronavirus Covid-19.