Pandemia pega fuerte a tiendas de uniformes escolares

13 de agosto de 2020

Crisis en las tiendas de uniformes escolares debido a la suspensión de clases presenciales

La que sería temporada alta, llena de adrenalina y ventas en las tiendas de uniformes escolares, hoy luce un panorama desolador. En los talleres no se escucha el zig zag de las máquinas de coser y la algarabía de los trabajadores.

En la tienda una empleada con mirada triste se sienta tras el mostrador. No hay producción, no hay venta.

“Estoy muy triste y preocupada”, comenta Carmelita, quien trabaja desde hace cerca de diez años en una tienda de venta de uniformes escolares. Estoy pagando mi casa de Infonavit y ya tengo dos meses atrasados. Me da miedo perderla. Ya hoy nos dijeron que sólo trabajaré tres días de la semana y el sueldo será menor”.

“Mis patrones ya nos ayudaron mucho desde que empezó la pandemia y los entiendo, pero qué voy a hacer”, dice con lágrimas en sus ojos.

Amalia, su compañera, añade: “Primero unos compañeros se contagiaron y luego paró la producción. Teníamos la esperanza de que esto pasara, pero creo que entre más y más se complica todo. Estamos muy tristes”.

Y es que estas tiendas en la temporada alta ayudaban con bonos a sus empleados y eran fuente de trabajo para muchos estudiantes de medio tiempo o tiempo completo a madres solteras.

“Se me hace un nudo en la garganta ver la situación de mis empleados”, dice Alejandro, dueño de una de las tiendas de uniformes escolares del centro de Morelia. “Porque los conozco y sé de su valía como trabajadores y como personas, pero no puedo hacer nada por ayudarlos. Ahorita se rolarán los días y se les pagará un sueldo menor para no despedirlos. Ya si algunos encuentran otro trabajo los entenderé. Por ahora no puedo hacer más”.

Hoy las tiendas lucen vacías. La incertidumbre se apodera de los dueños y empleados.