El día en que la algarabía desapareció

30 de septiembre de 2020

La mañana en que la Avenida Madero está colmada de familias ondeando banderas tricolores y replicando trompetas de plástico, hoy lució vacía. El 30 de septiembre de 2020 será recordado por ser la primera ocasión que se suspende por completo un desfile por el aniversario del natalicio de José María Morelos y Pavón

Fotos: Wendy Rufino y Humberto Castillo.

Las aceras de la Avenida Madero lucieron casi vacías. Eran las 10:00 horas de este 30 de septiembre. Los muros de cantera rayados con “Justicia para Jessica”, los mismos que otros años lucían impecables para el desfile más importante de Morelia, hoy  están colmados de fotos de personas desaparecidas y hojas en blanco y negro que dicen “El aborto será Ley”.

No hubo desfile. Los 255 años del natalicio de José María Morelos y Pavón se olvidarán, sobre todo por los millenials, que muchos desconocen que Morelos, el personaje histórico protagonista del movimiento de Independencia de México, es originario de Morelia.

Los meseros de los cafés y restaurantes de los emblemáticos portales del Centro Histórico, estuvieron de pie a la espera de clientes entre las 9:30 y las 11:00 horas, pero casi nadie fue a desayunar, ni a tomar café.  “No nos extraña mucho, así ha estado esto desde hace meses”, dijo uno de ellos, vestido con mandil negro casi hasta las pantorrillas y una gran careta de plástico sobre el rostro.

Por las aceras de la antigua calle Real avanzaban transeúntes a trabajar y uno que otro despistado turista, esas aceras que hace un año estaban colmadas de familias ondeando banderas tricolores y replicando trompetas de plástico a la espera del desfile. Pero este 30 de septiembre de 2020 lucieron vacías y alejadas del bullicio conmemorativo.

Por la Avenida Madero solo pasaron vehículos, hombres y mujeres con la mitad del rostro tapado por cubrebocas. Las sucursales bancarias vivieron un día normal con largas filas para ingresar.

Cuando el reloj de catedral marcó las 10:00 horas, un grupo de unos 70 elementos de la Policía Michoacán, con toletes y escudos de plástico, aguardaban a la expectativa,  a un costado de Palacio de Gobierno, justo en la calle peatonal, Benito Juárez. Una media hora después se retiraron, pero a las 11:00 horas otro grupo se aproximaba para continuar en la guardia junto al recinto del Ejecutivo Estatal aun marcado con las pintas y fotos que dejaron las protestas del fin de semana.

Ante la apacible calma, varios de los policías aprovecharon para lustrar sus botas, luego de que un bolero llegó al lugar para realizar varios servicios entre los uniformados, quienes dejaron recargados los escudos sobre los muros del Palacio de Gobierno, para olvidarse por momentos, que ese día sería muy distinto: un 30 de septiembre sin desfile, sin algarabía, sin bullicio, sin complicaciones viales, ni gente. Totalmente distinto.

Un elemento policiaco con más de 27 años de servicio dijo que en toda su vida como moreliano y elementos de seguridad, jamás imaginó un 30 de septiembre tan extraño y afortunadamente tan tranquilo.

Esta es la primera ocasión que se suspende por completo un desfile  del aniversario del natalicio de Morelos. Tras los granadazos del 15 de septiembre en 2008, se realizó un fugaz desfile militar que duró 35 minutos y al que asistió el presidente de la República en ese entonces, Felipe Calderón Hinojosa, y fue el orador del acto conmemorativo en la Plaza Morelos. Poca gente asistió a presenciar el desfile y el Centro Histórico estuvo extremadamente vigilado por cientos de militares, acordonado de vallas metálicas y en el que no participaron instituciones educativas.

Para el 2012 volvió a asistir Felipe Calderón, pero para esa ocasión fue un desfile con la mayoría de los contingentes, menos los estudiantes de educación básica.