Tianguis de la feria, un lugar que parece ajeno a la pandemia

13 de septiembre de 2020

No ha cesado su actividad en ningún momento pese al riesgo de contagio de coronavirus

Fotos: Andrea Hernández

Tres días a la semana, parte de lo que solía ser el estacionamiento del recinto ferial en la salida a Salamanca, es el espacio de instalación de un tianguis que se caracteriza por la venta de ropa de paca. Esta actividad no se ha suspendido en ningún momento pese al riesgo de contagio de coronavirus.

En el lugar se observan algunas de las medidas de prevención como tapetes desinfectantes, botellas de gel antibacterial, puntos de lavado de manos y letreros de advertencia sobre que “por disposición oficial, solo se atenderá a personas con el uso de cubrebocas”.

Al recorrer el lugar se observan por igual oferentes y compradores que al paso de los minutos no solo tocan de manera insistente el cubrebocas, algo que según las autoridades en materia de salud no debe hacerse, sino que dicha prenda termina en el cuello, la frente o las manos de las personas donde deja de cumplir su función.

Poco importa la sana distancia y las limitantes del contacto social ya que alrededor de los tablones de ropa de paca se reúnen decenas de personas de todas la edades, incluidas mujeres embarazadas y personas de la tercera edad que son parte de los grupos de riesgo. Entre la búsqueda de prendas, zapatos y bolsas se observan algunas personas “más precavidas” con guantes de látex, pero son las menos.

La ropa tampoco es vista como un foco de contagio por los compradores y los oferentes pese a que las pacas en las que se transporta viajan desde la frontera y pasan por decenas de manos que no aplican los manejos adecuados.

En los puestos de comida, algunos de ellos colocados entre los vendedores de ropa, las medidas de higiene tampoco son las óptimas. Los oferentes afirman que desde que inició la pandemia las ventas no han bajado de manera considerada y que las autoridades locales se presentaron solo un día en el lugar para repartir cubrebocas, el resto de las medidas son adoptada su costeadas por los mismos vendedores.