¡Paren de matarnos!

2 de octubre de 2020

Morelia vivió un luto más, otra vez en viernes y otra vez una mujer asesinada. Esta noche, decenas de mujeres con veladores, cartulinas y mantas exigieron justicia para Xitlaltli Elizabeth Ballesteros Heredia, en una concentración pacífica

En la concentración se leyó un manifiesto dirigido a las autoridades de todos los niveles de gobierno y a los medios de comunicación pidieron respeto y actuar con ética. Foto: Wendy Rufino.

Con la luna de octubre en color naranja de testigo, Morelia vivió un luto más, otra vez en viernes y otra vez una mujer asesinada. Otra víctima que enmudece el Centro Histórico, al menos la zona frente al Palacio de Gobierno, donde la noche de este viernes 2 de octubre decenas de mujeres con veladores, cartulinas y mantas exigieron justicia para  Xitlaltli Elizabeth Ballesteros Heredia, en una concentración pacífica.  

¡Que paren de matarnos! exigieron las jóvenes mujeres, luego de leer un manifiesto dirigido a las autoridades de todos los niveles de gobierno y a los medios de comunicación pidieron respeto y actuar con ética, “porque no es justo que los familiares se enteren de la muerte de sus seres queridos en redes sociales o en notas amarillistas”.

El hijo de nueve años de Xitlatli aún no sabe que su madre fue asesinada, “¿cómo le decimos que a su mamá la mataron?, ya le comentamos que su mamá sufrió un accidente”, cuestionó la tía de Xitlatli, María Guadalupe Ballesteros,  quien exigió justicia, además de que se les proporcione información de los hechos ocurridos. Asegura que aún no saben qué ocurrió con su sobrina: una mujer dedicada al hogar y su trabajo.

En la puerta del Palacio de Gobierno fueron colocadas decenas de fotografías de Xitlatli y en el asfalto una gran manta que demandaba justicia, y otra que decía: ¡paren de matarnos!

“No es justo que los familiares se enteren de la muerte de sus seres queridos en redes sociales o en notas amarillistas”

No hay atención de la Comisión de Atención de  Victimas de la Fiscalía General de Justicia, ni de otra instancia de acompañamiento a la familia, precisó la entrevistada, frente a la concentración frente al Palacio de Gobierno casi a las 21:00 horas. Mientras tanto, los familiares de la enfermera de 31 años, desparecida el 30 de septiembre, aún se encontraban en el estado de Guanajuato intentando reconocer el cuerpo de Xitlatli.

Al inicio, la manifestación fue silenciosa. Luego las activistas y mujeres que acudieron a la Avenida Madero para apoyar el duelo, iniciaron con consignas como: “No estamos todas, nos falta Xitlatli”.

Al dar lectura al manifiesto también pidieron responsabilidad de los medios de comunicación porque no todos actúan con sensibilidad, sobre todo cuando los familiares, se enteran de la muerte de sus seres queridos en medios de comunicación o redes sociales.

“Mientras sigamos vivas seguiremos en lucha, no tenemos que esperar a las manifestaciones. No somos nota roja, no somos crímenes pasionales, no somos estadísticas”, fue otro fragmento del posicionamiento leído, entre sollozos y voces desgarradoras.