Deer Park. Economía, petróleo y refinación

1 de junio de 2021

Para Víctor Castillo, la adquisición de Deer Park es un activo funcional de largo plazo para Pemex y para la política y estrategia energéticas de este gobierno

De acuerdo con el World Oil Outlook, 2020 (Panorama mundial del Petróleo) de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, publicado en octubre del año pasado, el mundo continuará su crecimiento económico a una tasa promedio de 2.9 por ciento, al menos hasta 2045, cuando doble la magnitud del producto interno bruto (PIB) mundial de 2019 (pasando de $121 billones de dólares a más de $258 billones (en términos reales y comparables entre países).

En ese periodo, el crecimiento promedio del PIB (1.6%) de los miembros de la OCDE (países desarrollados y algunos en desarrollo como México) estará por debajo del promedio mundial (2.9%); sin embargo, el de los países No miembros de la OCDE (la mayoría de los países en desarrollo y los no desarrollados), será el más dinámico (3.7%).

El documento pronostica que la población mundial aumentará en 1,700 millones de personas durante ese lapso, llegando a 9,500 millones de personas en 2045 (40% vivirán en China e India). La disparidad en el crecimiento de la población entre la OCDE y los países que no pertenecen a ella, es una característica importante de estas proyecciones, pues casi 96% del crecimiento poblacional se prevé en regiones no pertenecientes a la OCDE.

Con esos perfiles económico y demográfico, se estima que la demanda de petróleo (y los combustibles derivados de él: gasolinas, diésel y turbosina, principalmente) no disminuirá antes de 2045; incluso la Agencia Internacional de la Energía, tiene el mismo pronóstico hasta 2050. Dividido por agrupación y en consecuencia con el párrafo previo, los países de la OCDE reducirán su demanda de energía de forma continua, más no acelerada, a partir de 2030; el resto de países incrementarán la demanda de energía de manera sostenida y dinámica al menos hasta 2045.

El petróleo seguirá siendo el combustible preponderante en la mixtura energética del orbe en 2045 (27.5% del total); en 2019 fue cuatro puntos mayor (31.5%). En 2045, el gas se ubicará en segundo lugar como fuente de energía (25.3%), aumentando 2.2 puntos respecto de 2019 (23.1%). Por su parte, en 2045 el carbón verá reducir su participación de manera importante (19.7%), respecto de 2019 (26.7%).

México. Dependencia de combustibles

Entre 2004 y 2018, el consumo promedio de gasolinas y diésel en México tuvo un promedio de 1.6 millones de barriles diarios. La refinación se redujo casi a una tercera parte en dicho periodo, al pasar de 1.5 millones de barriles diarios a 612 mil. Las importaciones de esos combustibles se multiplicaron casi nueve veces al pasar de 98 mil barriles diarios en 2004 a 834 mil, en 2018, importándose más de lo que se producía en el país. Por si fuera poco, desde 2014, luego de la reforma energética, el país empezó a tener una balanza petrolera negativa, es decir las importaciones petroleras empezaron a ser mayores a las exportaciones, pues se importan gasolinas y diésel y se exporta el crudo sin valor agregado. Reducir el déficit de balanza comercial es ayudar al país a depender menos de las inversiones extranjeras y requerir menos dólares, lo cual beneficia nuestra balanza de pagos y ayuda a estabilizar el tipo de cambio.

Con un promedio de operación de 36 por ciento de las seis refinerías en operación, se están produciendo alrededor de 600 mil barriles diarios de petrolíferos; si funcionaran a un 80 por ciento, al igual que Dos Bocas y Deer Park, la autosuficiencia de combustibles (1.6 millones de barriles diarios) sería viable en 2023 o 2024.

Deer Park

La refinería de Deer Park es un proyecto conjunto de Shell Oil Company y Pemex desde 1993. A mediados de 1995 se hizo una inversión cuantiosa para que pudiera procesar los excedentes del crudo Maya. En 2001 se volvieron a realizar inversiones millonarias para ampliar su capacidad de procesamiento diario que actualmente es de 340 mil barriles. Aunado a ello, se elevó su eficiencia en términos de obtención de combustibles, pues prácticamente no produce combustóleo, residuo del crudo refinado.

Respecto del precio de adquisición de Deer Park, no están disponibles al momento los estados financieros de esa unidad de negocio para valorarla; sin embargo, por su reconfiguración infraestructural de procesamiento de crudo, su equipamiento y mantenimiento registrados en documentos oficiales de la Bolsa Mexicana de Valores, así como el porcentaje de utilización (80% promedio en los recientes 18 años), se puede deducir que es un activo funcional de largo plazo para Pemex y para la política y estrategia energéticas de este gobierno.

Si bien Moody’s bajó la calificación del activo, no se debe olvidar que sus valoraciones se enfocan en la solvencia de las empresas para pagar sus pasivos con base en diversa información e indicadores, no únicamente en la calidad de sus activos. Recordemos, además, que las calificadoras son agentes políticos, cuyo actuar fraudulento fue determinante en la agudización de la crisis mundial de 2008; si lo hicieron en su país de origen, se debe tomar con pinzas su proceder allende sus fronteras, particularmente en el contexto político electoral de México y su política energética, adversa a muchos intereses del sector privado nacional e internacional.