La malquerida

Para Karla Cerriteño, acercarse a la historia de Clara y su madre –en la novela Los eufemismos de Ana Negri- es conocer una relación que atraviesa tensiones y apegos desde un momento clave

Cuando terminé de leer Los eufemismos,de Ana Negri, no pude evitar pensar en la canción de La malquerida. Tanto en la novela de Negri como en la canción que interpreta Lafourcade las historias que se cuentan son protagonizadas por personajes femeninos que son señalados o llevados a la periferia por su entorno al quebrantar normas establecidas por el mismo grupo al que pertenecen. “Me llaman la malquerida/ algunos me han maltratado/ otros sin mirar mis ojos/ mis palabras silenciaron”, canta Lafourcade, y también puedo imaginar que son las palabras que se repite la madre de Clara, quien vivió las consecuencias de un sistema que la rechazó por sus ideales y, ahora, la confronta con su hija.

Acercarse a la historia de Clara y su madre es conocer una relación que atraviesa tensiones y apegos desde un momento clave: el exilio. En las primeras páginas sentí que la confusión y el asedio que siente la mamá de Clara eran consecuencias de lo que vivió en Argentina. Es decir, ¿cuán cercano nos puede parecer la vida clandestina, la tortura, las ejecuciones y las desapariciones de un régimen de los 70´s? Podríamos pensar que es lejano, que eso ya se vivió y que solo afectó a quienes lo vivieron en carne propia.

Aquí es donde Negri nos presenta una historia que desmiente nuestro error, gracias al personaje de Clara —hija de exiliados argentinos y nacida en México—, quien se posiciona como ajena a todo lo experimentado por sus padres durante la dictadura. Para Clara es difícil comprender la angustia que su madre experimenta cuando escucha de la intervención de comandos armados en la guerra contra el narco, encabezada por Felipe Calderón.

La protagonista, al percatarse de las similitudes entre su contexto actual y el que su madre vivió en décadas pasadas, esclarece al lector que hay sentires y pensares que van más allá de naciones y momentos específicos de la historia. Nos hace preguntarnos qué será de las personas rotas como Clara y su madre, que lidian con las consecuencias de una guerra fallida, de un combate que dejó más daños colaterales que frutos. ¿Cuánto tiempo nos tomará juntar esos trocitos?

Con una edición impecable, Ediciones Antílope nos ofrece la prosa de Ana Negri, un título que sin duda se ganará un lugar en el corazón de sus lectores.

Los eufemismos, Ana Negri. Ciudad de México, Ediciones Antílope, 2021, pp. 129

La malquerida

Para Karla Cerriteño, acercarse a la historia de Clara y su madre –en la novela Los eufemismos de Ana Negri- es conocer una relación que atraviesa tensiones y apegos desde un momento clave

Cuando terminé de leer Los eufemismos,de Ana Negri, no pude evitar pensar en la canción de La malquerida. Tanto en la novela de Negri como en la canción que interpreta Lafourcade las historias que se cuentan son protagonizadas por personajes femeninos que son señalados o llevados a la periferia por su entorno al quebrantar normas establecidas por el mismo grupo al que pertenecen. “Me llaman la malquerida/ algunos me han maltratado/ otros sin mirar mis ojos/ mis palabras silenciaron”, canta Lafourcade, y también puedo imaginar que son las palabras que se repite la madre de Clara, quien vivió las consecuencias de un sistema que la rechazó por sus ideales y, ahora, la confronta con su hija.

Acercarse a la historia de Clara y su madre es conocer una relación que atraviesa tensiones y apegos desde un momento clave: el exilio. En las primeras páginas sentí que la confusión y el asedio que siente la mamá de Clara eran consecuencias de lo que vivió en Argentina. Es decir, ¿cuán cercano nos puede parecer la vida clandestina, la tortura, las ejecuciones y las desapariciones de un régimen de los 70´s? Podríamos pensar que es lejano, que eso ya se vivió y que solo afectó a quienes lo vivieron en carne propia.

Aquí es donde Negri nos presenta una historia que desmiente nuestro error, gracias al personaje de Clara —hija de exiliados argentinos y nacida en México—, quien se posiciona como ajena a todo lo experimentado por sus padres durante la dictadura. Para Clara es difícil comprender la angustia que su madre experimenta cuando escucha de la intervención de comandos armados en la guerra contra el narco, encabezada por Felipe Calderón.

La protagonista, al percatarse de las similitudes entre su contexto actual y el que su madre vivió en décadas pasadas, esclarece al lector que hay sentires y pensares que van más allá de naciones y momentos específicos de la historia. Nos hace preguntarnos qué será de las personas rotas como Clara y su madre, que lidian con las consecuencias de una guerra fallida, de un combate que dejó más daños colaterales que frutos. ¿Cuánto tiempo nos tomará juntar esos trocitos?

Con una edición impecable, Ediciones Antílope nos ofrece la prosa de Ana Negri, un título que sin duda se ganará un lugar en el corazón de sus lectores.

Los eufemismos, Ana Negri. Ciudad de México, Ediciones Antílope, 2021, pp. 129