Los lobos cuidan su casa

18 de junio de 2021

Con Los lobos, Samuel Kishi logra un filme sencillo, austero y muy precioso, que cuenta una historia más de la lucha de una mujer por sus hijos y de la fortaleza emocional del clan para enfrentar una circunstancia de destierro

Un gran acontecimiento reciente es que en carteleras de cines y en diversas plataformas de streaming se pueden ver varias películas mexicanas de calidad.

Por tanto, háganse un favor y vayan a ver Los lobos, dirigida por Samuel Kishi (México-EE.UU, 2019). Se trata de una cinta preciosa, un cuento de amor sobre el difícil mundo infantil, la migración, las ausencias paternas y la vida complicada de las madres solteras. Una película que todo mundo debe ver, en serio.

La historia va sobre Lucía, una madre que, buscando una mejor vida, viaja a los Estados Unidos con sus dos hijos pequeños, Leo y Max, a quienes convence de ir bajo la promesa de que visitarán Disneylandia. Este sueño se ve truncado cuando los niños terminan encerrados en un cuarto mientras Lucía sale a trabajar. Con esta premisa, a través de la mirada inocente e imaginativa de estos niños durante su encierro, Kishi elabora un retrato muy íntimo y sensible sobre la migración y la complejidad de vivir en un país extraño, visto todo desde la nostalgia y el reconocimiento.

Los lobos es un filme sencillo, austero, que cuenta una historia más de la lucha de una mujer por sus hijos y de la fortaleza emocional del clan para enfrentar una circunstancia de destierro («los lobos no lloran, los lobos aúllan, los lobos cuidan su casa», les dice Lucía a sus pequeños), pero emociona, sobre todo, por su sinceridad y naturalidad. Con ese buen tono, el largometraje convierte la anécdota en una conmovedora carta de amor a las madres que se la rifan todos los días, sin obviar ni idealizar las dificultades de la migración, pero sí resaltando la belleza de la cotidianidad y el amor a la familia.

No exagero si digo que es una joya del cine mexicano contemporáneo. Así que, por favor, vayan a verla para que no pase desapercibida. Lo mejor es que si tienen hijas/os o sobrinas/os mayores de 9 años, la pueden ver en manada sin mayor problema. Está en cines.