«Fatma» y las atrocidades del mundo

17 de julio de 2021

La serie turca se compone de seis capítulos que se pasan rápido, suficientes para disfrutarla porque de inicio no cae en el cliché de las asesinas en pantalla

La serie turca Fatma va sobre una mujer que trabaja de afanadora y cuyo marido ha desaparecido después de salir de prisión. Ella se da a su búsqueda, mientras va buscando respuestas a otros dramas internos que la aquejan. De pronto se ve involucrada en varios asesinatos y aquí surge entonces la pregunta que descubre el leitmotiv de la serie: ¿qué llevaría a una empleada doméstica a convertirse en una asesina serial?

Fatma se compone de solo seis capítulos que se pasan rápido; son suficientes para disfrutar de esta serie, que de inicio no cae en el cliché de las asesinas en pantalla, que suelen ser representadas por una femme fatale atractiva, con tacones, vestidos ajustados y muy sensual. La actriz Burcu Biricik está muy bien, pero muy bien en el papel principal, una mujer atormentada, marcada por varias tragedias familiares, cuyo maltrato e indiferencia le van descubriendo una personalidad psicológicamente muy fuerte y vengativa. No habla mucho, pero su rostro y su cuerpo lo hacen por ella.

Con algunas truculencias y varios pasajes forzados, la serie cumple y resulta muy entretenida. El primer capítulo es impresionante. Hay quienes la ven como una alegoría de lo que es ser mujer en un país como Turquía, lo cual resulta una representación brutal y bastante dura, por mucho que en la serie se castigue a los malos. En su esencia nada que no refleje, por desgracia, el espejo machista de la sociedad actual. Recomendable para una tarde o noche palomera.