Xaratanga

3 de julio de 2021

Sonia Iglesias y Cabrera nos habla en esta ocasión de Xaratanga, la diosa de Tariaran, localidad situada al sur del lago de Zirahuén, una deidad terrestre de la vida y de la muerte

Yo, el gran dios Curicaveri quiero en esta ocasión referirme a la diosa Xaratanga, la diosa de Tariaran, localidad situada al sur del lago de Zirahuén, y a la cual permito que llamen también Xaracua o Xaratangua, la Luna Nueva, La que Brilla o Alumbra, habitante de la casa central de la isla de Xarácuaro, desde donde dirige a los otros cuatro rumbos cardinales, madre de Mano-Uapa,  posiblemente hijo mío. Xaratanga es la Diosa de la Luna, adorada en su centro religioso más importante que fue Xarácuaro, que precisamente significa “el lugar donde está la luna” o, para otros conocedores, “lugar donde se adora a la diosa Xaracua”. En esta población se dice que un cacique sacrificó ochocientos cautivos españoles, para obtener el favor bélico de la diosa, durante una de tantas batallas contra los invasores. Pero también se la adora en las islas de Uapeni y de Pauacume y en Peribán, donde se encuentran muchos templos dedicados a ella.

Su nombre significa “sensualidad” o como “mostrar sensualidad”, porque es una bellísima diosa.

Xaratanga es una deidad terrestre de la vida y de la muerte -su doble papel dialéctico-, por lo cual solíasele representar con dos corazones, la Madre Creadora y Terrenal, a cuyo vientre acuden los seres humanos al morir.

Yo, Curicaveri, quise que representara a las diosas matriarcales. Gracias a ella, las plantas germinan, y nacen los animales y los hombres. Xaratanga, en tanto que advocación de Cuerahuáperi, vive también hacia el oriente, junto a las fuentes termales de Araró, de las cuales formaba nubes que se van hacia el cielo para luego poder regar la tierra con sus aguas emanadas de sus hinchados vientres. Según un tal Francisco Ramírez, quien una vez conquistados mis criaturas purépecha escribió un libro al que título Relación sobre la residencia de Michoacán y en el constató:

(Los elementos de la naturaleza) que decían haberlos parido la diosa del infierno por aver mandado los dioses del cielo al dios del infierno que diese traza en cómo se criasen estas cosas de aca abaxo. Y así parió primero su mujer las sierras peladas y la tierra sin fruto; y pareciéndole a la diosa del cielo, que llamaban Cueravaperi, por aver nacido de ella todos los demás dioses, que sus hijos no se podían pasear en la tierra, sin ser vistos ni ella podía vaxar a ella; estando cerca la luz, envió un mensagero al dios del infierno, mandándole pusiese remedio. Y así parió su mujer los árboles y las demás plantas y animales.

En los cultos dedicados a ella, se ejecuta la danza de los viejos y se le ofrecen frutos, codornices y patos, y gran cantidad de plata de la cual es símbolo, pues yo quise que este bello metal fuera una secreción lunar de Xaratanga. Toda la recolección de las aves que se le ofrendan a esta maravillosa deidad está a cargo del Curú Hapindi, que los pajareros recogen para tal efecto; es decir para ser sacrificadas en las fiestas que se le dedican donde no puede faltar la leña para sus hogueras. Todas las fiestas y celebraciones que se le dedican están supervisadas por sus sacerdotes llamados uatarecha. La diosa contaba con un sacerdote mayor que había sido esclavo en Tariaran, lugar al que había acudido debido a la hambruna que se produjo en su lugar de origen llamado Xaraquaro. Al ver que llevaba con diligencia la leña para los templos, Xaratanga lo convirtió en su sacerdote mayor. Este hombre lleva la cara y el cuerpo pintado de amarillo, una guirnalda de hilo en la cabeza y unas hermosas y sagradas pinzas de oro le cuelgan en el cuello. A más de ello, es el encargado de cantar a la diosa los canajqua y los uxuriqua, sus cantos por antonomasia.

A Xaratanga asocié con el jaguar, con el amor, el sexo y el pulque. Además, es la diosa de la gestación y del tejido, pues gracias a ella las mujeres mortales purépecha aprendieron a tejer, arte que ejecutan con primor. 

Esta bella diosa que murió al dar a luz, lleva un bello vestido blanco resplandeciente, la cara pintada de amarillo, y sus cabellos entrelazados con guirnaldas de pescados, chile, frijoles y maíz, pues se trata de una diosa ligada a la agricultura que envié a la Tierra para que llevara a los hombres el maíz blanco, el rojo y el pinto; así como los chiles amarillos, verdes y rojos, y los frijoles negros y rojos. En La Relación de Michoacán, escrita por un hombre blanco de aquellos que nos exterminaron, se puede leer:

Empezaron a escoger de las mieses que había traído Xarátanga a la tierra, ají colorado y verde y amarillo y de todas estas maneras de ají hicieron una guirnalda como la que solía ponerse el sacerdote de Xarátanga. Escogieron, así mismo, de los frijoles colorados y negros y ensartároslos unos con otros y pusiéronselos en las muñecas diciendo que eran las mieses de Xarátanga… Y escogieron de estas dichas mieses el maíz colorado y pintado, y ensartároslo y pusiéronselo en las muñecas diciendo que eran otras cuentas de Xarátanga. También escogieron de otras maneras de maíz, de lo blanco y de lo entreverado, y ensartároslo y pusiéronselo al cuello diciendo que eran sartales de Xarátanga

A Xaratanga también le di el papel de guerrera, de diosa de la guerra. Así pues, los sacerdotes guerreros que llevan la imagen de la deidad a la guerra, portan penachos y escudos rojos elaborados con plumas de papagayo, similares al atuendo que ella llevaba, junto a sus adornos de pulseras y collares de frijoles, maíz y chile.

Es tan importante nuestra diosa Xaratanga que tenía el honor de presidir el religioso juego de pelota. Su adoratorio más importante se encuentra en Tzintzuntzan.

Siempre la recuerdo con mucho amor.