De Iguala a Ayotzinapa

Karla Cerriteño nos dice que el libro «De Iguala a Ayotzinapa», de Fernando Escalante y Julián Canseco, nos permite que la perspectiva de ese caso adquiera un panorama diferente

SONY DSC

He leído varios libros sobre el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa y, en tanto que se apegan al recuento de los hechos de aquella noche del 26 y 27 de septiembre de 2014, no hay muchas diferencias entre un recuento y otro. Si acaso, las diferencias recaen en que unos recopilan testimonios de los normalistas que sobrevivieron a aquella noche y de los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos, mientras otros abordan el hecho desde su propia visión.

A este repositorio de voces, gracias a la editorial Grano de Sal, se suman dos que intentan dar sentido a lo que formuló el caso Ayotzinapa que conocemos hoy en día. El texto de Fernando Escalante y Julián Canseco recurre a los artículos, los testimonios y los informes de las autoridades involucradas en la investigación —PGR, CNDH y GIEI—, permitiendo que la perspectiva del caso adquiera un panorama diferente.

A pesar de que el libro no llega a la verdad que todos quisiéramos saber, es decir, no responde qué pasó con los desaparecidos, es una invitación a reflexionar cómo se construyen aquellos acontecimientos que forman parte de la narrativa de un país. Con un estilo ágil y puntual, se enlistan los puntos de la cultura antagónica a modo de propuesta para comprender qué fue lo que impulsó la noticia y que de ahí abriéramos los ojos ante la inimaginable cantidad de desaparecidos y fosas clandestinas.

Quizás no tengamos la misma narrativa que las dictaduras en Latinoamérica o no estemos ante otro Tlatelolco —algo que los autores sugieren de la opinión pública—, sin embargo, no podemos ignorar que muchas acciones para reprimir o mantener el poder siguen vigentes a pesar del paso del tiempo y del lugar geográfico en el que se llevan a cabo. Saber de nuestro pasado nos permite tener una mirada crítica de nuestro presente, es algo que debemos tener muy en cuenta, solo así sabremos aquellas narrativas que nos conforman o que tienen trascendencia en nuestro entorno.

De Iguala a Ayotzinapa, Fernando Escalante Gonzalbo y Julián Canseco Ibarra. Ciudad de México, Grano de Sal, 2019, 166 pp.