Mente y cuerpo

21 de septiembre de 2021

Para Arturo Chávez Carmona cada persona en este nacer, crecer y reproducirse hasta morir, es un experimento singular y único

El problema mente-cuerpo puede de pronto antojársenos tenga algo que ver con la física y la metafísica, pero no, ya que se da en el contexto de los seres biológicos, los organismos vivos. Y la distinción entre física y metafísica es de orden filosófico. La física explica los fenómenos de la naturaleza en su sentido amplio de mundo material, orgánico e inorgánico. En alguna clasificación de la ciencia la biología o historia natural se puede tomar como dentro o parte de lo que compete a la física. Ahora la física como ciencia contemporánea se ocupa más de lo mecánico, de la energía, del movimiento, de la mecánica celeste. Según el diccionario de Oxford, la metafísica es la parte de la filosofía que trata del ser, de sus principios, de sus propiedades y de sus causas primeras. “Tan pronto como la ciencia se planteaba problemas de esencia, de sustancia, dejaba de ser ciencia para convertirse en filosofía, en metafísica”.

En la Metafisica de Aristóteles, afirmaba el filósofo que el preguntarse por los primeros principios y causas es liberador, la metafísica seria pues la ciencia de los hombres libres. Contrario a otro supuesto de que es una ciencia inútil, improductiva. Pero siempre ciencia filosófica, y eso también no concuerda con estudiosos que separan como algo muy diferente la ciencia de la filosofía. Pero es otra discusión.

En el cuerpo biológico, del organismo viviente, se encuentran las funciones cerebrales que en sentido estricto operan como la mente o son las funciones mentales. Sin embargo, al leer a alguno estudiosos esotéricos la mente es algo más que la suma de las cualidades y funciones del cerebro. Las funciones de relación, de intuición y de pensamiento lógico alimentan los diversos estados mentales. El campo de las emociones es justo una frontera entre mente y cuerpo, se conectan las emociones la razón y la sensación, como resultado siempre de la vida de relación de los individuos.

La importancia de la mente ha creado una filosofía de la mente, y hay aquellos que hablan de conceptos y los que niegan ese contenido. Se afirma así que el estado mental es una representación, sensorial, emocional, incluso lógica, de una situación vivida. Se sostiene que un estado mental tiene contenido es decir que representa el mundo como si fuera de una determinada manera o, en otras palabras, que tiene condiciones bajo las cuales representa al mundo correctamente. El contenido es, pues, la manera en que se presenta al sujeto una situación en el mundo, un estado de cosas, un aspecto del entorno y, así, el mundo se hace accesible para el sujeto, permitiéndole dar respuestas conductuales adecuadas a ese medio.

El cuerpo biológico es resultado de una filogenia y una ontogenia, de una evolución y de una embriología, la genética genera formas, tejidos, sistemas y funciones que conforman a los organismos vivos. Cada uno en este nacer, crecer y reproducirse hasta morir, es un experimento singular y único, cada individuo es lo igual a sí mismo, en tiempo, circunstancia y experiencia. El cuerpo no es sólo sede de funciones biológicas básicas, digestión, respiración; también es sede de emociones, de pensamiento lógico y conceptos, que son la suma del conocimiento del mundo, del medio físico en que habita, donde se relaciona con su población y con su comunidad. Buscar la justicia no es solo satisfacer las necesidades individuales, sino procurar que las de esa población se satisfagan equitativamente, como impronta biológica de sobrevivencia.

Para nosotros el problema mente cuerpo es otra de las falsas dicotomías que ciencia y filosofía pueden plantearse. Sin cuerpo no hay mente y la mente solo existe desde el cuerpo vivo y amante. Pero repito, la mente es algo mas que las funciones básicas del cerebro, ese órgano que todo lo siente, lo mueve, lo mira, huele, oye, y establece una memoria que le hace ser al individuo humano un ser histórico, conciente del devenir del tiempo y capaz de aprender de la experiencia de otras generaciones.

Cuando me pienso no es el cerebro solamente el que trabaja, es un estado mental que, en la conciencia de mí mismo, piensa lo que soy y he sido, dibujando anhelos de futuro, y no solo para mí, también para los míos. Y si mi ser no es egoísta los míos serán mi comunidad, no sólo mi familia, será mi población que es el pueblo, y ya los anhelos serán de justicia social y reclamarán remover los escombros de la historia.

También me pienso en el no pensar, vacío de angustia, de apresuramiento, de deseos. Descanso en la respiración que nace y renace desde los pulmones al bosque y del bosque a los pulmones. Y soy del bosque y en el bosque un animal que sólo respira de su fronda. Cuando me miro, miro tus ojos que están dentro de mis ojos, tu piel la siento porque esta en el calor de mi piel y si ya entonces es el deseo que empieza a dominarme, despierto deseante para correr a tu encuentro. Y ahí, en el contacto de los cuerpos, el amor y la vida se concluyen en un nuevo comienzo.