Diario de una pérdida

26 de octubre de 2021

Para Karla Cerriteño, en «Caballo fantasma» Karina Sosa Castañeda nos presenta una novela que se construye a modo de diario, donde los personajes y las situaciones narradas permiten reflexionar en torno a la pérdida

Lunes 30 de agosto de 2021 En el alcazar de Castillo del Chapultepec se entregó el Premio Primera Novela, que en este año se otorgó a Karina Sosa por Caballo fantasma; Raquel Cota por Al pie de la lluvia de oro; Alberto Cebada por Selli: entre augurios del mar rojizo y a Jazmina Barrera por Línea niegra; la entrega estuvo a cargo de Eduardo Villegas, coordinador de Memoria Histórica y Cultural de México; Vannesa Bohóquez, secretaria de Cultura de la Ciudad de México; José Zazueta, líder categoría Libros, Amazon de México, patrocinadores del premio. Fotografía: Milton Martínez / Secretaría de Cultura de la Ciudad de México

La pérdida, algo ya de por sí incierto, se presenta en la vida de Karenina al saber que su madre falleció. Ante esta primicia, Karina Sosa presenta una historia donde el dolor y las interrogantes se presentan a partir de una relación que no fue, de puntos suspensivos que nunca se podrán completar con más información.

Los vacíos que la joven arquitecta deberá llenar a partir de los pequeños retazos que encuentra de la vida de Leonora, su madre, serán el detonante para que la protagonista imagine a la mujer que nunca conoció y que la abandonó cuando tenía poco de nacida.

La información que tiene de ella es casi inexistente, solo sabe que le gustaban los caballos. ¿De dónde surgió ese interés?, se preguntará de forma constante Karenina, por lo que decide investigar. Mientras lo hace, evocará las relaciones que tuvo con Kev y N, en  las cuales también lidió con la pérdida.

Así, Sosa nos presenta una novela que se construye a modo de diario, donde los personajes y las situaciones narradas permiten reflexionar en torno a lo que significan este tipo de rupturas. Con una prosa sinigual, la autora consigue una obra equilibrada, cuya prosa retrata emociones tan complejas como el dolor, desamor, añoranza, entre otras.

Es impactante la forma en que, en unas cuantas páginas, la autora comunica tanto y genera que, de principio a fin, quien la lea sienta emociones encontradas que se traducirán en un buen sabor de boca y las ganas por leer más de lo que escriba a futuro.

Caballo fantasma, Karina Sosa Castañeda. Ciudad de México, Almadía editorial, 2020, pp. 111.